Embarazo efectivo: Primeros pasos

Embarazo efectivo- Primeros pasos

 El embarazo se define como el período de tiempo comprendido desde la fecundación del óvulo hasta el parto, cuya duración aproximada es de 280 días (de 37 a 40 semanas).

El embarazo se divide en tres trimestres:

  • Primer trimestre: hasta la semana 13 desde la fecha de la última menstruación.
  • Segundo trimestre: desde la semana 14 a la 26.
  • Tercer trimestre: desde la semana 27 al parto.

 

 

La nutrición y el embarazo

 

 

Si bien no se pueden evitar ciertos problemas hereditarios (hemofilia, fenilcetonuria, etc.), es posible prevenir ciertas enfermedades a través de una correcta educación alimentaria.

Ya vimos que, si la embarazada está mal nutrida y/o tiene carencias nutricionales, se pueden provocar alteraciones en el curso del embarazo, como partos prematuros, malformaciones fetales, abortos, etc. Por lo tanto, es imprescindible asegurar un adecuado estado nutricional para garantizar la normalidad en el curso de un embarazo, sobre todo con respecto a los depósitos de minerales y vitaminas, como calcio, hierro, ácido fólico, etc.

Los especialistas señalan que si el estado nutricional de la madre es tal que se ven comprometidas sus reservas, será difícil que su organismo no se resienta de algún modo; esto puede dar como resultado anemia, descalcificaciones, etc. Los factores que pueden ocasionar alteraciones que afectan el embarazo pueden ser:

 

  • Mala situación económica, que impida cubrir las dosis adecuadas de principios nutritivos.
  • Tercer embarazo en menos de dos años.
  • Malos hábitos alimentarios.
  • Consumo de tabaco.
  • Bebidas alcohólicas u otras drogas.
  • Bajo peso al inicio del embarazo.
  • Embarazos gemelares.
  • Embarazadas adolescentes.

 

 

Las necesidades de una mujer adolescente embarazada (consulta la nota que se encuentra en la web) son superiores a las de la mujer adulta, por estar aún en edad de crecimiento; se establece, entonces, una especie de competencia entre el organismo materno y el del feto para conseguir nutrientes esenciales para el desarrollo.

En el transcurso del embarazo ocurren cambios en la concentración de los componentes de la sangre, que deberán ser tenidos en cuenta.

Se produce un aumento de la masa de células rojas y un aumento mayor del volumen plasmático, lo que condiciona la dilución de la hemoglobina plasmática y otros componentes de la sangre. La concentración de la hemoglobina desciende en un 20% aproximadamente, junto con la albúmina, la ferritina y algunas vitaminas hidrosolubles: la C, la B6 y la B12.

Los niveles de las vitaminas liposolubles se mantienen constantes o incluso aumentan, como, por ejemplo, el de la vitamina E.

Los niveles de grasas (lípidos) plasmáticos, colesterol y triglicéridos tienen a aumentar a lo largo del embarazo.

Por lo tanto, la alimentación juega un papel fundamental para que tanto la madre como el bebé estén protegidos.

 

 

Objetivos nutricionales para un embarazo efectivo

 

·          Cubrir las necesidades nutricionales propias de la mujer gestante.

·          Satisfacer las exigencias nutritivas debidas al crecimiento fetal.

·          Asegurar un crecimiento fetal adecuado.

·          Preparar al organismo materno para afrontar mejor el parto.

·          Asegurar reservas grasas para la producción de leche durante la futura lactancia. 

 

 

Durante el embarazo, el organismo de la mujer experimenta cambios que la afectan física y psíquicamente; por lo tanto, su esfuerzo biológico es mayor.

La formación de un nuevo ser determina una serie de exigencias en la madre; una es la relativa a la alimentación, la cual debe reunir las sustancias nutritivas que requieren tanto la madre como el niño por nacer.

 

 

Valoración del estado nutricional durante el embarazo: instrumentos

 

 

Será necesario, para un mejor control tanto de tu estado clínico, bioquímico y nutricional como así también para que tu bebé crezca sano y fuerte durante los nueve meses de gestación, que un nutricionista que participe en la educación alimentaria durante este proceso, tenga en cuenta estos puntos que se detallan a continuación:

 

  • Anamnesis alimentaria. Es un interrogatorio destinado para conocer la realidad alimentaria, identificar intolerancias digestivas y promover la modificación de los hábitos no apropiados.
  • Valoración antropométrica. Se evalúa cuál es la ganancia de peso adecuada durante los 9 meses de embarazo. Si la ingesta es insuficiente, puede haber un retardo en el crecimiento fetal; si la ganancia es excesiva, hay un mayor riesgo de diabetes gestacional, hipertensión arterial y nacimientos por cesárea.
  • Evaluación clínica y bioquímica. Debido a que durante el embarazo existe tendencia a desarrollar anemia, se debe evaluar si existen o no reservas maternas de hierro para evitar riesgos en el bebé.

 

 

 

Cuidados durante el embarazo

¿Por qué son importantes los cuidados durante el embarazo? ¿Por qué sería importante que programases tu embarazo para evitar enfermedades, entre ellas la obesidad?

La obesidad durante el embarazo se asocia con un mayor riesgo de:

  1. Diabetes gestacional.
  2. Hipertensión arterial.
  3. Mortalidad durante el embarazo, con la necesidad de cesárea.

 

 

¿Por qué la alimentación adecuada juega un rol protagónico durante el período de embarazo?

 

Una alimentación racional en esta etapa fisiológica de la vida femenina es la mejor ayuda para prevenir alumbramientos prematuros e incluso, problemas ligados al desarrollo del recién nacido, como puede ser la disminución de peso o de talla, menor resistencia a las infecciones, entre otros.

La alimentación durante el embarazo constituye un factor de vital importancia para la correcta formación y crecimiento del bebé.

Numerosos estudios demuestran la relación existente entre la alimentación de la madre durante la gestación y la salud y crecimiento de su niño. Especial relación existe entre la dieta materna y el desarrollo neurológico, por ejemplo: ya vimos que una alimentación deficiente en ácido fólico puede ocasionar defectos en la médula espinal (consulta el capítulo anterior, apartado Nutrición: recomendaciones generales”, subapartado “La importancia del ácido fólico”).

Además, está demostrado que la alimentación también se relaciona con el curso del embarazo; por ejemplo, una alimentación inadecuada puede ocasionar complicaciones como anemia y/o preeclampsia (consulta la nota sobre preeclampsia que se encuentra en esta página) y muchos de los desagradables síntomas que se pueden sufrir durante la gestación, tales como fatiga, estreñimiento o calambres, que podrían minimizarse con una alimentación adecuada.

La correcta elección de alimentos también contribuye a evitar un trabajo de parto prematuro, al equilibrio emocional y a la recuperación corporal después de dar a luz.

De ahí que resulte conveniente, si estás embarazada, una alimentación adecuada de acuerdo con el trimestre que estés transitando de embarazo.

Eso te lo enseñará un nutricionista.

Te propongo el libro Nutrir mi embarazo. Editorial Kier. Sello editor Tetraedro.

 

 

Te invito a que te hagas  fan en FACEBOOK de ALIMENTA TU VIDA y Alicia Crocco Lic. en Nutrición. Una vez que ingresas a dichas páginas, en el sector que dice “me gusta”, haces click y listo.
Te espero.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shopping Cart
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola ¿En qué te puedo ayudar?