Embarazadas: alimentarse bien para envitar anemia

Anemia

Es la disminución de la cantidad o la calidad de los glóbulos rojos en la sangre. Afecta la vitalidad y puede ser la puerta de entrada para otras enfermedades.

Son propensos a contraerla:

  • Los niños y los adolescentes, en particular aquellos que hacen dietas de moda para adelgazar y no adoptan un plan nutricional adecuado a su edad, sexo y actividad.
  • Las mujeres embarazadas o en período de lactancia.
  • Los ancianos.
  • Los vegetarianos que no hacen las combinaciones de alimentos adecuadas.

Las causas principales de la anemia son:

  • Carencia de hierro.
  • Carencia de vitamina B12.
  • Carencia de ácido fólico.

 Anemia por falta de hierro (acá debe estar porque hablo de patología)

Se produce por alguno de estos motivos:

  • Aporte insuficiente de este mineral en la alimentación habitual.
  • Insuficiente absorción en el aparato digestivo.
  • Pérdida aumentada por hemorragias abundantes durante el ciclo menstrual, heridas quirúrgicas, úlceras sangrantes o enfermedades hereditarias.

¿Cuáles son los síntomas?

  • Debilidad, cansancio y fatiga.
  • Palidez en los párpados inferiores, en las encías y en las uñas.
  • Trastornos digestivos.
  • Sensación de hormigueo en las extremidades.
  • Sensibilidad extrema al frío.
  • Mareos.
  • Infecciones frecuentes.
  • Sueño, dolor de cabeza y falta de concentración.

Anemia por falta de vitamina B12

Se produce cuando el organismo no puede absorber esta vitamina o cuando no se consumen los alimentos que la aportan.

Quienes siguen un plan nutricional completo y equilibrado consumen, en general, más del doble de las recomendaciones y por ello no suelen sufrir carencias. En cambio, los que no comen alimentos de origen animal están expuestos (hígado, los huevos, el pescado y la carne y deben consultar al médico, que indicará o no un suplemento de farmacia.

¿Cuáles son los síntomas de carencia de vitamina B12?

A los que se mencionaron para la anemia por falta de hierro se agregan:

  • Llagas en la boca y en la lengua.
  • Inflamación abdominal.
  • Náuseas y vómitos.
  • Pérdida de la memoria y confusión.

Anemia por falta de ácido fólico

Se produce cuando el aporte de esta vitamina es inadecuado o cuando el cuerpo tiene dificultad para absorberla.

Es más común en:

  • Adolescentes.
  • Ancianos
  • Embarazadas.
  • Mujeres que toman anticonceptivos.
  • Fumadores.
  • Personas que no consumen una alimentación equilibrada, que abusan del alcohol o que toman ciertos medicamentos.

Busca en la (ver nota de ácido fólico en esta página web), la información sobre las mejores fuentes de ácido fólico. Ten en cuenta que para obtenerlo es preferible consumir los vegetales crudos; cuando consumas los que requieren cocción, prepáralos al vapor.

La vitamina C evita que el ácido fólico, que es soluble en agua, se disuelva con demasiada rapidez en el organismo. Por eso es aconsejable sumar alimentos ricos en vitamina C a los que aportan ácido fólico.

¿Por qué una embarazada puede contraer anemia?

Creer que comer en abundancia evita la anemia es un error. Una alimentación que da prioridad a la cantidad por sobre la calidad no es saludable. Si tu dieta es desequilibrada y no incluye los alimentos que previenen la anemia, estarás expuesta a contraerla aunque tengas exceso de peso u obesidad.

Hay mujeres embarazadas que comen de manera desordenada, no eligen adecuadamente los alimentos ni las formas de preparación y alternan ingestas copiosas con ayunos más o menos prolongados. Esto les impide seleccionar con inteligencia los alimentos que son útiles para no enfermarse.

Otras personas excluyen por completo o casi siempre el consumo de carnes y, por desconocimiento, no hacen bien las combinaciones de alimentos que podrían suplirla.

No te equivoques. Si quieres prevenir la anemia, piensa en tu hijo y en ti y sigue estos consejos:

  • Para obtener hierro come carnes rojas y/o de cerdo magras tres veces por semana.
  • No incluyas vísceras, embutidos ni fiambres, por su alto contenido de grasas.
  • Incorpora semanalmente legumbres y hortalizas de color verde oscuro.
  • No tomes junto con las comidas bebidas que inhiban la absorción del hierro (té, café, vino tinto, cerveza negra).
  • Consume alimentos de origen animal (carnes rojas, pollo, pescado, lácteos) y cereales fortificados para conseguir la cuota necesaria de vitamina B12.
  • Ingiere cítricos, legumbres y vegetales de hojas verdes para cubrir el aporte de ácido fólico.
  • Utiliza alimentos ricos en vitamina C para aumentar la absorción de hierro y de ácido fólico.
  • No incluyas las bebidas alcohólicas.

en las diferentes etapas del embarazo.

Te propongo el libro Nutrir mi embarazo. Editorial Kier. Sello editor: Tetraedro.

Te invito a que te hagas  fan en FACEBOOK de ALIMENTA TU VIDA y Alicia Crocco Lic. en Nutrición. Una vez que ingresas a dichas páginas, en el sector que dice “me gusta”, haces click y listo.
Te espero.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shopping Cart
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola ¿En qué te puedo ayudar?