Pizza con salvado

Ingredientes: (4 porciones)

Leche descremada en polvo: 5 cucharadas de las soperas

Salvado de trigo: 6 cucharadas de las soperas

Salvado de avena: 6 cucharadas de las soperas

Huevos: 2 unidades

Pimienta: cantidad suficiente

Sal: tratar de evitarla

Queso mozzarella rallado: 200 g

Orégano para espolvorear

 

Salsa de tomate sin fritar:

Tomate peritas al  natural en lata: ½ lata

Ajo picado: 1 diente picado

Cebolla picada: ½ unidad

Ají morrón  picado: ½ unidad

Laurel: 1 hoja

Orégano: 1 cucharadita de las de té

Preparación de la salsa:

En un recipiente colocar 1 cucharadita de aceite, extraer excedente con servilleta de papel. Colocar el tomate, el ajo picado, la cebolla y el aji picados y el laurel. Cocinar lentamente. Condimentar con orégano.

Preparación de la pizza:

Reservar el queso en la heladera, mientras se prepara la pizza, para poder rallarlo con facilidad antes de colocarlo para gratinar.

Picar los tomates y cocinarlos en un sartén con el diente de ajo, orégano y ají molido, hasta que el jugo se seque un poco, alrededor de 5 minutos.

Precalentar el horno. Mezclar en un bol la leche en polvo, el salvado de trigo y de avena. Agregar los huevos y mezclar para formar una masa compacta y que se desprenda del bol.

Lubricar una pizzera N° 24 o 26 con rocío vegetal y extender la masa, humedeciéndose las manos para poder realizarlo con facilidad. Cocinar en horno hasta que dore alrededor de 15 minutos.

Retirar el queso y rallarlo. Reservarlo.

Retirar la pizza del horno, darla vuelta para que la parte crocante de la superficie quede abajo y cubrir con la salsa de tomate y el queso.

Gratinar hasta que el queso esté derretido y espolvorear con orégano antes de cortarla para servir.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shopping Cart
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola ¿En qué te puedo ayudar?