Séptimo menú para adelgazar teniendo continuidad en las buenas elecciones

Para cuidar tu salud, es cuestión de que aprendas sobre nutrientes. No cuentes calorías. Si lo haces te perderás algo fundamental, que estés bien alimentado y que puedas continuar hacia el camino del éxito. Comencemos con el séptimo día de plan alimentario.

¡Qué bueno que llegaste al día siete de estas propuestas, sencillas y con menúes elaborados ricos y fáciles de realizar!

Estos son ejemplos que te animan a sentir que puedes adelgazar teniendo un menú organizado y mucho mejor sería si lo hicieras con un Lic. en Nutrición con quien, además de tener tu plan alimentario adecuado a ti, podrá estimularte para que el camino sea posible y que en el transcurso del mismo, si no estuvieras motivado, si tus fuerzas están siendo debilitadas por las drogas alimentarias, es ahí donde el profesional te dará las herramientas para continuar, para valorar tus logros y pensar que es mejor continuar paso a paso por el sendero de la salud, ya que además de aprender sobre mitos y verdades en nutrición, te sostendrá en aquellos momentos difíciles.

Y ahora, a comenzar con el séptimo día.

¿Te parece?

Recuerda:

Toma agua fundamentalmente.

Infusiones: mate cocido, cebado, té y café sin abuzar).

También tisanas, te de jengibre, de anís verde y menta, de cáscaras de frutas.

Caldo casero con hueso para dar mayor sabor y condimentos aromáticos.

Evita los edulcorantes, sólo stevia sin abusar, nada de azúcar.

Desayuno:

1 vaso de leche o yogur.

3 galletitas de queso (ver receta).

Infusión a gusto.

Masitas de queso

Ingredientes:

Queso untable: ½ kg

Esencia de vainilla: 1 cucharadita de té

Polvo de hornear: 1 cucharada de postre

Leche en polvo: 2 cucharadas de sopera

Ralladura de naranja o limón: de 2  

Stevia en polvo: 1 cucharadita de té

Claras batidas a nieve: 2  

Preparación: Mezclar todos los ingredientes con excepción de las claras. Por último, agregar las claras batidas a nieve con movimientos envolventes. Colocar en una asadera previamente untada con 1 cucharadita de té de aceite y extrayendo el excedente con una servilleta de papel blanco. Llevar la preparación en horno moderado durante 25 minutos. Una vez listo, apagar y durante 5 minutos dejar con la puerta abierta hasta que se enfríe bastante.

Antes de los almuerzos y de las cenas: Caldo de verduras casero con el agregado de hueso de pollo o carne.

Almuerzo:

Cerdo al estilo oriental con almendras y quinoa.

1 plato sopero de verduras crudas (fundamentalmente) y/o cocidas al vapor.

Quinoa ya cocida: tamaño del diámetro de tu puño.

Aclaración: La quinoa, contiene un tipo de toxinas llamadas saponinas, por lo que, si no se cocina de manera correcta, puede quedar un sabor muy amargo en las comidas, además de ser tóxica. Por este motivo, también es fundamental lavar bien la quinoa antes de cocinarla.

Para ello, colocar en un colador grande debajo un chorro de agua fría, frotando bien con las manos para eliminar esa sustancia. Se podrá comprobar que se forma una espuma que después del lavado, se irá quitando.

Lo más aconsejable es que la cantidad de agua que vayamos a utilizar sea el doble de la cantidad de quinoa. Por ejemplo, si te recomiendo el diámetro de tu puño antes de cocinar, deberás agregar el tamaño del diámetro de 2 puños de agua. Por otro lado, una manera de darse cuenta cuando la quinoa ya está cocida es cuando se ve completamente transparente a excepción de los bordes.

Merienda:

1 vaso de leche o yogur.

1 huevo duro.

1 feta de queso.

1 banana no madura mediana.

Cena:

Cazuela germana con papa

Ingredientes para 1 porción:

Repollo (en juliana): 1 taza de desayuno

Zanahoria (en cubos): 3/4 pocillo café

Cebolla (picada): ½ unidad chica

Rabanitos (en rodajas): 3/4 pocillo café

Ajedrea o semillas de anís: a gusto

Semillas de Kümmel: 1 pizca

Levadura de cerveza en polvo: 1 cucharadita de té

Caldo de verduras casero: 1/2 taza

Queso compacto: 30 g

Preparación: 

Enrollar las hojas de repollo y cortarlas en juliana.

Cocinar las verduras al vapor hasta que estén al dente.

Una vez que estén cocidas, colocar en un plato.

A parte, hervir la papa que quede al dente. También se puede cocinar al horno, colocándole un papel de aluminio.

Mezclar los ingredientes, y condimentar con ajedrea o semillas de anís, semillas de Kümmel. Por último, agregar queso compacto, previamente llevar al frízer durante 10 minutos y retirar y distribuir en la preparación junto con el perejil picado y la levadura de cerveza en polvo.

Aclaración para almuerzos y cenas:

Cocina a la plancha, al horno, colocando una cucharadita de las de té de aceite y extráele el excedente con una servilleta de papel blanco, las carnes, verduras al dente para que den más saciedad.

Condimenta las ensaladas con 1 cucharada de postre de aceite de oliva.

Jugo de limón o vinagre de manzana.

Condimentos aromáticos y ajo.

Puedes adquirir mi sal sin sodio: PotSal AC: Única sal dietética sin sodio, que contiene Cloruro de Potasio, hinojo, ajo y pimienta para que evites el exceso de sal que es dañino y que le des un sabor especial a tus comidas.

Consúltame y te la envío a domicilio en Capital Federal y el Gran Buenos Aires.

Después de cada comida: 1 fruta de estación fresca, con toda su pulpa o cáscara bien lavada.

Que bueno que estés cambiando tus hábitos alimentarios. Muévete, sonríe y trata de generar buenos momentos.

Relaciónate con gente que sea positiva, que no forme parte de tus obstáculos… para eso te tienes a ti que seguro no te agrada y quieres desprenderte de ellos para lograr una meta saludable y duradera.

Tu mente es poderosa: utilízala. Piensa que lo industrializado es una barrera para no continuar el camino de la salud.

Cuídate y deja que te cuide desde este espacio.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shopping Cart
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola ¿En qué te puedo ayudar?