Colangitis o cirrosis biliar primaria y alimentación

La colangitis biliar primaria, antes llamada cirrosis biliar primaria, es una enfermedad crónica en la que los conductos biliares del hígado se destruyen lentamente. Los investigadores consideran que existe una combinación de factores genéticos y ambientales que hacen posible la enfermedad, que pueden ser por infecciones de las vías urinarias, por fumar o por sustancias químicas tóxicas. ¿Qué alimentación se debe elegir?

La bilis es un líquido que se produce en el hígado. Ayuda a la digestión y a la absorción de ciertas vitaminas. También ayuda al organismo a eliminar el colesterol, las toxinas y los glóbulos rojos desgastados. La inflamación crónica del hígado puede provocar daños en los conductos biliares, la cicatrización irreversible del tejido hepático (cirrosis) y, finalmente, la insuficiencia hepática.

¿Cuáles son las causas?

Se considera una enfermedad autoinmune, lo que significa que el sistema inmunitario del organismo ataca por error a las células y tejidos sanos. Generalmente, se desarrolla lentamente. Hasta ahora no existe la cura para la colangitis biliar primaria, pero hay medicamentos que pueden retrasar el daño hepático, sobre todo si el tratamiento se inicia tempranamente.  

La inflamación del hígado que se observa en la colangitis biliar primaria comienza cuando ciertos tipos de glóbulos blancos denominados células T (linfocitos T) empiezan a acumularse en el hígado. Normalmente, estas células inmunitarias detectan y ayudan a defenderse de los gérmenes, como las bacterias y los virus. Pero en la colangitis biliar primaria, destruyen las células sanas que revisten los conductos biliares pequeños del hígado.

La inflamación en los conductos más pequeños se extiende y acaba dañando otras células del hígado. A medida que las células mueren, son sustituidas por tejido cicatricial (fibrosis) que puede conducir a la cirrosis. La cirrosis es la cicatrización del tejido hepático que dificulta el correcto funcionamiento del hígado.

¿Cuáles son los síntomas?

Más de la mitad de las personas con colangitis biliar primaria no presentan ningún síntoma perceptible cuando se les diagnostica. La enfermedad puede diagnosticarse cuando se hacen análisis de sangre por otros motivos, como las pruebas de rutina. Los síntomas pueden aparecer cuando evoluciona la enfermedad a los 5 a 20 años.

Cuando los síntomas se manifiestan al comienzo de la enfermedad es cuanto más hay que seguir las indicaciones médicas y de un Lic en Nutrición.

Los síntomas tempranos comunes son los siguientes:

  • Fatiga
  • Picazón en la piel

Los sigos y síntomas posteriores pueden incluir:

  • Sequedad en ojos y boca
  • Dolor en la parte superior derecha del abdomen
  • Hinchazón del bazo (esplenomegalia)
  • Dolor en los huesos, en los músculos o en las articulaciones (musculoesquelético)
  • Hinchazón de pies y de tobillos (edema)
  • Acumulación de líquido en el abdomen debido a una insuficiencia hepática (ascitis)
  • Depósitos de grasa (xantomas) en la piel alrededor de los ojos, párpados o en los pliegues de las palmas de las manos, plantas de los pies, codos o rodillas
  • Color amarillento en la piel y en los ojos (ictericia)
  • Oscurecimiento de la piel no relacionado con la exposición al sol (hiperpigmentación)
  • Huesos débiles y frágiles (osteoporosis), lo que puede producir fracturas
  • Colesterol alto
  • Diarrea, que puede incluir heces grasientas (esteatorrea)
  • Baja actividad de la tiroides (hipotiroidismo)
  • Pérdida de peso

¿Cuáles son los factores de riesgo que pueden aumentar el riesgo de padecer colangitis biliar primaria?

  • Sexo. La mayoría de las personas con colangitis biliar primaria son mujeres.
  • Edad. Es más probable que se presente en personas que tienen entre 30 y 60 años.
  • Genética. Es más probable que contraigas la afección si tienes un familiar que la padece o la ha padecido.
  • Ubicación geográfica. Es más común en personas de ascendencia europea del norte, pero la colangitis biliar primaria afecta a todas las razas.

Los investigadores consideran que existe una combinación de factores genéticos y ambientales que hacen posible la enfermedad, que pueden ser:

  • Infecciones, como una infección de las vías urinarias
  • Fumar
  • Sustancias químicas tóxicas

¿Cuáles pueden ser las complicaciones?

A medida que el daño hepático se agrava, la colangitis biliar primaria puede causar graves problemas de salud, entre ellos:

  • Cicatrización del hígado (cirrosis). La cirrosis dificulta el funcionamiento del hígado y puede provocar insuficiencia hepática. Indica la última fase de la colangitis biliar primaria. Las personas con colangitis biliar primaria y cirrosis tienen un mal pronóstico y un mayor riesgo de otras complicaciones.

  • Agrandamiento de las venas (várices). Cuando el flujo sanguíneo por la vena porta se hace más lento o se bloquea, la sangre se puede acumular en otras venas, por lo general, las del estómago y las del esófago. El aumento de la presión puede hacer que las venas delicadas se abran y sangren. El sangrado abundante en la parte superior del estómago o del esófago pone en riesgo la vida y requiere de atención médica inmediata.

  • Mayor presión en la vena porta (hipertensión portal). La sangre del intestino, del bazo y del páncreas ingresa en el hígado a través de un gran vaso sanguíneo llamado vena porta. Cuando el tejido cicatricial de la cirrosis bloquea el flujo sanguíneo normal a través del hígado, la sangre se acumula. También aumenta la presión en el interior del cráneo. Y como la sangre no fluye normalmente por el hígado, los medicamentos y otras toxinas no se filtran de forma adecuada desde el torrente sanguíneo.

  • Agrandamiento del bazo (esplenomegalia). El bazo puede inflamarse con glóbulos blancos y plaquetas porque el cuerpo ya no filtra las toxinas del torrente sanguíneo como debería.

  • Cálculos biliares y cálculos del conducto biliar. Si la bilis no puede fluir a través de los conductos biliares, puede endurecerse y convertirse en cálculos, lo que causa dolor e infección.

  • Cáncer de hígado. La cicatriz del hígado (cirrosis) aumenta el riesgo de cáncer de hígado. Si tienes cicatrices en el hígado, tendrás que someterte periódicamente a exámenes de detección de cáncer.

  • Huesos débiles (osteoporosis). Las personas que padecen cirrosis biliar primaria presentan un mayor riesgo de tener huesos débiles y frágiles que se pueden romper con más facilidad.

  • Deficiencias de vitaminas. La falta de bilis afecta la capacidad del aparato digestivo de absorber las grasas y las vitaminas solubles en grasa A, D, E y K. Debido a esto, es posible que algunas personas con colangitis biliar primaria avanzada tengan deficiencias de esas vitaminas. Estas deficiencias pueden provocar diversos problemas de salud, como ceguera nocturna y trastornos de sangrado.

  • Niveles altos de colesterol (hiperlipidemia). Hasta un 80 % de las personas con colangitis biliar primaria tienen alto nivel de colesterol.

  • Función mental disminuida (encefalopatía hepática). Algunas personas con colangitis biliar primaria avanzada y cirrosis presentan cambios de la personalidad y problemas de memoria y concentración.

  • Mayor riesgo de padecer otra enfermedad. La colangitis biliar primaria se asocia a trastornos metabólicos o del sistema inmunitario, como problemas de tiroides, esclerodermia limitada (síndrome CREST), artritis reumatoide y sequedad de ojos y boca (síndrome de Sjogren).

¿Qué alimentación es la recomendada?

No existen pautas nutricionales generalizadas para ninguna enfermedad. Hay que considerar al individuo en todos sus aspectos.

Las necesidades nutricionales pueden cambiar a medida que surgen los síntomas y la enfermedad progresa. Un paciente puede necesitar una alimentación muy baja en sodio si tiene una sobrecarga de líquidos por ascitis avanzada o edema. Más adelante, especialmente si la persona requiere de un trasplante de hígado, puede ser necesario que el tratamiento nutricional sea enfocado a recuperar el peso corporal, ya que las personas con enfermedad hepática avanzada pueden experimentar náuseas y pérdida de apetito, lo que resulta en una pérdida de peso significativa.

Por eso será necesaria la consulta con un Lic. en Nutrición para realizar educación alimentaria personalizada.

Entonces, ¿cuál es una dieta saludable para la mayoría de las personas con CBP? ¿Qué deben comer?

Por lo general, recomendaba una dieta mediterránea modificada para las necesidades individuales. La CBP es una enfermedad inflamatoria y esta es una dieta que combate la inflamación.

Aumentar el consumo de verduras y frutas sobre todo estacionales y si son cocidas al vapor, cinco raciones al día.

No abusar de las carnes rojas. Las cantidades recomendadas variarán.

Utilizar grasas insaturadas, las saludables, grasas cardioprotectoras: como Omega 3, aceite de oliva virgen extra, frutos secos y pescados grasos como el salmón.

Elegir cereales integrales y carbohidratos complejos.  Ya sean arroz, trigo burgol, quinoa, papa y batata hervidos en poca agua con cáscara, choclo.

Beber café si le conviene, porque existe evidencia de que puede ayudar a que puede ayudar a reducir el riesgo de cáncer de hígado. Pero trate de no agregar crema o azúcar.

¿Qué alimentos se deben reducir o eliminar en PBC?

Evitar las grasas saturadas como crema y mantequilla y reducir o eliminar la carne de res y cerdo con grasa visible, salchichas, tocino y carnes frías.

Las grasas son parte de una dieta equilibrada y no deben evitarse por completo. Es cierto que las personas con CBP a menudo tienen problemas para absorber grasas y vitaminas liposolubles porque tienen menos bilis. Las grasas no digeridas pueden causar diarrea, pérdida de peso y otras complicaciones. Como resultado, a veces los pacientes con CBP piensan que deberían reducir drásticamente todas las grasas. Eso es un error. La clave es comer grasas saludables.

Mantenerse alejado de los alimentos con alto contenido de azúcar, especialmente bebidas endulzadas con azúcar como refrescos, bebidas de frutas y jarabe de maíz con alto contenido de fructosa. Cuando el hígado se ve obligado a absorber demasiada azúcar, se generan depósitos de grasa que eventualmente pueden acumularse y provocar la enfermedad del hígado graso. Por otro lado, no dejes de incluir el azúcar que se encuentra naturalmente en las frutas, que son excelentes para las personas con CBP.

Reducir la cantidad de sodio. Si se tiene edema o ascitis, reducir el sodio es extremadamente importante. Pero incluso si no se tiene esos síntomas, se debe controlar su ingesta de sodio. Comenzar evitando el salero en la mesa. Cocinar con condimentos que no contengan sodio, como mezclas sin sal.

¿Se pueden incluir las bebidas alcohólicas?

Las personas con CBP deben eliminar el alcohol o beber cantidades muy moderadas (no más de un vaso de alcohol por día. Beber mucho alcohol no es una buena idea para nadie y es una idea especialmente mala para las personas con enfermedades hepáticas, incluida la CBP).

¿Se puede utilizar suplementos nutricionales?

Siempre debe intentar satisfacer las necesidades nutricionales a partir de fuentes de alimentos naturales antes de recurrir a los suplementos. Pero a veces eso no es posible.

Por ejemplo, las personas con CBP corren el riesgo de sufrir deficiencias de vitaminas liposolubles, como A, D, E y K. Si tiene estas deficiencias, especialmente la vitamina D, es muy difícil obtener todas las vitaminas adicionales que necesita de los alimentos que necesita. comer.

Si te preocupa tus niveles de vitaminas o minerales, primero debes hablar con tu médico o Lic. en Nutrición sobre la suplementación adecuada antes de tomar cualquier medicamento de venta libre.

En cuanto a otros suplementos, algunas personas con CBP y otras enfermedades del hígado confían en el cardo mariano. Otro es el diente de león. No hay evidencia confiable de que ninguno de estos ayude a las personas con CBP.

En general, un gran problema con los suplementos es que están regulados por la FDA como alimentos, no como medicamentos. Por lo tanto, ninguna agencia reguladora se asegura de que las etiquetas coincidan con lo que hay en los frascos, y no puede estar seguro de lo que obtiene cuando toma estas píldoras. Por eso no Googlees, te puedes equivocar.

¿Se puede incluir probióticos?

Los probióticos son las “bacterias buenas” que cambian la composición de las bacterias en el intestino. Los médicos suelen recomendarlos a personas que toman antibióticos o por otras razones. Por lo general, puede obtener probióticos más que suficientes a partir de cultivos activos de bacterias en alimentos fermentados. Kéfir o yogures bajos en grasa serían una correcta elección para la mayoría de los pacientes con CBP porque tienen menos sodio que otros alimentos fermentados.

Pueden las personas con PBC seguir dietas sin gluten o sin lácteos?

Este tipo de patología, cuando evitan ciertos alimentos pueden sentirse aliviados. Podría estar relacionado con la verdadera sensibilidad a los alimentos y también podría ser un efecto placebo.

No se recomienda realizar dietas sin las indicaciones dietoterápicas realizadas por un Lic en Nutrición para lograr controlar los síntomas que provoca esta enfermedad.

https://liverfoundation.org/es/primary-biliary-cholangitis-diet-eat-avoid/

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shopping Cart
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola ¿En qué te puedo ayudar?