Obesidad y consumo de alimentos ricos en Omega 3

Una ingesta adecuada de ácidos grasos omega 3 durante el embarazo podría reducir el riesgo de obesidad infantil en un 32%, según una nueva investigación de Harvard Medical School.

Este estudio valoró el consumo de grasas de las mujeres durante el embarazo y el estado nutricional de los niños a los 3 años, medidos por IMC y medida de pliegues.

El estudio, publicado en American Journal of Clinical Nutrition, se examinó la relación entre el tipo de grasa de la madre consume en la mitad del embarazo y si su hijo era obeso a los 3 años – determinado por el índice de masa corporal (IMC) y los pliegues cutáneos.
Los investigadores, dirigidos por la doctora Emily Oken, profesora asociada del departamento de medicina de la población, informó que el aumento de ácidos grasos omega materno-fetal-3 se asoció con el estado de obesidad infantil más baja.
“Examinaron la medida en que prenatal de omega-3 y omega-6 PUFA concentraciones estuvieron asociadas con la adiposidad la infancia”, escribió Onken y sus colegas.

“Una mayor proporción de ácidos grasos omega cable de plasma-6 y omega-3 los ácidos grasos poliinsaturados (AGPI) se asoció con mayor subescapular y el tríceps [pliegues cutáneos gruesos] y las probabilidades de obesidad”, dijeron.

Omega-3 y la obesidad

El consumo de ácidos grasos omega-3, especialmente EPA y DHA, se asocia con diversos beneficios para la salud, incluida la mejora del metabolismo lipídico, la prevención de enfermedades coronarias del corazón, y la reducción de las respuestas inflamatorias. Además, los omega-3 se han propuesto para reducir los niveles de grasa en los animales alimentados con una dieta alta en grasas.

Onken y sus colegas explican que una baja ingesta de ácidos grasos omega-3, que se encuentran principalmente en pescados y mariscos, además de la presencia de grandes cantidades de ácidos grasos omega-6 se ha sugerido que un factor de riesgo en el desarrollo de la obesidad.

Investigaciones previas en animales encontraron que esos desequilibrios en los tipos de ácidos grasos en la dieta, promueve el desarrollo del tejido graso. Sin embargo, los autores señalaron que muy pocos estudios han investigado estos efectos en las poblaciones humanas.

Descripción de los estudios

Onken y sus colegas informaron que alrededor de 1/5 de mujeres embarazadas consumían más de 2s comidas de pescado por semana, a mitad del embarazo, sin embargo, sólo aproximadamente la mitad de estas mujeres alcanzó el recomendar la ingesta de DHA de 200 mg por día.
Los autores dijeron que esta observación sugiere que aunque las mujeres embarazadas consumían pescado, que no consumen lo suficiente de la especie se sabe que contienen altas cantidades de DHA, como el salmón, el atún y la caballa.

Sólo el 3% de las mujeres embarazadas en el estudio se encontró que consumen la ingesta recomendada de 200 mg / día de DHA en el último mes del embarazo. Onken y su equipo tomó nota de que este es el momento en que grandes cantidades de DHA se transfieren de la madre al bebé para apoyar el desarrollo del cerebro.

El equipo de investigación calcula las probabilidades de obesidad en los hijos a los 3 años de acuerdo a la ingesta de la madre de ácido graso omega-3 y el nivel de ácidos grasos omega-6 y omega-3 en sangre del cordón umbilical en el parto.

Onken y sus compañeros de trabajo informó que las probabilidades de obesidad en 3 años tenían entre 2 y 4 veces mayor cuando la sangre del cordón tenía una alta proporción de ácidos grasos omega-6 y omega-3 los ácidos grasos.
Por el contrario, las probabilidades de obesidad eran un 32 % inferior al consumo materno de ácidos grasos omega-3 era alta o si la relación de ácidos grasos omega-3 y omega-6 estaba en cerca de los niveles recomendados.

El equipo de investigación de Harvard, señaló que el estudio es la primera indicación de los datos humanos que una ingesta baja de ácidos grasos omega-3 en presencia de grandes cantidades de ácidos grasos omega-6 durante el embarazo puede afectar el riesgo de obesidad en los hijos.

“Estos hallazgos necesitan ser confirmados por otros. También será importante demostrar que los cambios deliberados de la ingesta de grasa de la mujer durante el embarazo tiene efectos deseables en el peso y la gordura en los niños “, agregaron.
Fuente: American Journal of Clinical Nutrition

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shopping Cart
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola ¿En qué te puedo ayudar?