Seguridad alimentaria en el embarazo

La higiene alimentaria es importante en todas las etapas de la vida para poder garantizar un buen estado de salud al evitar la aparición de infecciones e intoxicaciones alimentarias. Estas medidas se deben mejorar mucho más en el embarazo, ya que si no se aplican se puede poner en peligro la salud de la madre y en especial la del bebé.

La higiene alimentaria es importante en todas las etapas de la vida para evitar infecciones e intoxicaciones.

Estas medidas se deben mejorar mucho más en el embarazo, ya que si no se aplican se puede poner en peligro la salud de la madre y en especial la del bebé.

¿Cuáles son las infecciones más comunes?

  • Salmonelosis: por consumo de huevos crudos o pocos cocidos, aves u otras carnes también con poca cocción.
  • Listeriosis: por consumo de patés, leche y productos lácteos sin pasteurizar, etc.
  • Toxoplasmosis: por consumo de carnes poco cocidas, leche y productos lácteos sin pasteurizar o el contacto con gatos infectados si, después del contacto, no se aplican las medidas de higiene.
  • Infección por campylobacter: por consumo de agua contaminada, leche y productos lácteos sin pasteurizar, etc.


¿Cómo evitar infecciones alimentarias durante el embarazo?


Para evitar las infecciones alimentarias anteriormente descritas y también otro tipo de infecciones, se sugiere que las embarazadas o las personas que preparan su alimentación, apliquen estas recomendaciones:

  1. Lavar las verduras y las frutas.
  2. Evitar aquellas que no se hayan pelado, ensaladas embolsadas y las que no se realizan en la casa
  3. Cocinar bien toda la carne, que no quede cruda o poco cocida.
  4. Evitar pescado crudo (tipo sushi, sashimi, ceviche…), pescado ahumado refrigerado o marinado, así como ostras, almejas o mejillones crudos. Se puede consumir el pescado correctamente cocido.
  5. No consumir sándwiches envasados y otros alimentos preparados que contengan vegetales, huevo, carne, embutidos, pescado y derivados.
  6. Cocinar los huevos por lo menos 10 minutos. Evitar preparaciones elaboradas con huevo crudo como salsas y mayonesas caseras, mousses, merengues, tiramisú, helados caseros, etc.
  7. No consumir alimentos no pasteurizados. Debe figurar en las etiquetas que lo son. Evitar patés refrigerados, por ejemplo.
  8. Quitar la corteza de todos los quesos.
  9. Eliminar las sobras de las comidas. En caso que no sea posible, recalentar las comidas superando los 75ºC
  10. Verificar la fecha de vencimiento de todos los productos envasados.
  11. Evitar el consumo de productos cárnicos curados como chorizo, salchichón, jamón curado, etc. si no se está inmunizada a la toxoplasmosis.
  12. Evitar el consumo de grandes peces como el pez espada, el tiburón, el atún rojo o el lucio por su alto contenido en mercurio
  13. Lavarse las manos a fondo antes de manipular los alimentos y después de manipular cualquier producto sucio.
  14. Mantener las superficies y utensilios de cocina limpios, en especial después de manipular alimentos crudos.
  15. Guardar los alimentos cocidos en la heladera, en el menor tiempo posible y en recipientes cerrados y separados de los alimentos crudos o tener la costumbre de verificar que la heladera se mantiene en la temperatura correcta (unos 5ºC) .

Bibliografía

http://www.aecosan.msssi.gob.es/AECOSAN/docs/documentos/para_consumidor/embarazadas.pdf
https://infantandtoddlerforum.org/media/upload/pdf-downloads/5.1_Pregnancy_Factsheet_FINALa.pdf

Fuente: Alimmenta.es

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shopping Cart
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola ¿En qué te puedo ayudar?