¿Cómo cuidar nuestra salud cardíaca?

Nuestra salud cardiovascular depende de nuestros hábitos alimentarios y del estilo de vida que adoptemos. La prevención es la herramienta que podemos tener para mejorar la calidad de vida. Eligiendo adecuadamente los alimentos y bebidas, realizando actividad física aeróbica es el camino de la salud de nuestro corazón.

¿Cómo cuidar nuestra salud cardíaca?

Nuestros hábitos hacen que tengamos buena o mala salud cardiovascular.

Por eso será necesario tener en cuenta estos aspectos:

  • Reducir el consumo de sal.
  • Plan alimentario equilibrado, basado en frutas, verduras, alimentación rica en omega 3.

Hay ciertos alimentos que son las claves en el control de la presión arterial y el colesterol alto, que son dos trastornos comunes y silenciosos suelen generar un fuerte impacto en todo el sistema cardiovascular.

  1. Lograr un peso saludable.

2. Incremento de alimentos ricos en omega 3.

Su consumo regular, debido a que son grasas saludables ayudan a remover los excesos de colesterol malo (LDL) retenido en las arterias y evitan la inflamación o estrechamiento de los vasos sanguíneos.

¿Por qué recurrir a los comprimidos o suplementos?  Lo podemos obtener a través de los alimentos naturales como:

  • Pescados grasos (salmón, atún, sardinas, etc.).
  • Mariscos.
  • Semillas de chía, lino y girasol (trituradas en el momento).
  • Palta.
  • Aceite de oliva.
  • Frutos secos.

3. Consumo de verduras y frutas frescas sobre todo crudas.

Cuyas cualidades son las siguientes:

  • Fuente importante de fibra dietética y compuestos antioxidantes.
  • Ayudan a regular la presión arterial y el colesterol sanguíneo.
  • Mejoran la circulación.
  • Alivia la inflamación y
  • Remueven las toxinas.
  • Intervienen para el buen funcionamiento del músculo cardíaco.

Por eso, hay que incluir variedades de frutas y verduras sobre todo crudas: verduras de hoja verde, tomate, zanahoria, remolacha, cebolla, frutas cítricas, peras, manzanas, ananá, etc. Y como condimento ajo.

4. Incluir grasas saludables. 

Hay personas que consideran que hay que eliminar por completo las grasas en la alimentación, ya que llevan al sobrepeso, obesidad y enfermedades cardíacas. Esto no es correcto ya que, eligiendo las que protegen al corazón que además no aumentan Las grasas que son fuentes de ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados pueden resultar beneficiosas: las que provienen de los pescados azules, semillas, frutas secas, aceite de oliva, por ejemplo.

5. Limitar la ingesta de sal.

Puede ocasionar varias consecuencias a la salud, siendo un factor de riesgo de hipertensión arterial y enfermedades cardíacas asociadas a la inflamación. Lo preocupante es que las personas consumen más del doble de las recomendaciones y no advierten que los alimentos industrializados son los que se debe tener en cuenta, ya que su cantidad es elevada en casi todos ellos, por ejemplo, todo lo elaborado en panadería (sólo cuando se consulta si están realizados sin sal pero es difícil creer), enlatados (salvo tomates triturados que muchos tienen poca cantidad de sodio), salsas y aderezos, quesos duros, sopas instantáneas, vegetales en conserva, comida rápida, etc.

6. Consumo de cereales integrales.

Los cereales integrales son más saludables que las versiones refinadas y, en lo que tiene que ver a la salud cardíaca, son muy recomendables. Esto es debido a sus altos aportes de  fibra dietética, vitaminas y minerales, que facilitan el control del colesterol, la presión alta y la diabetes. Consumir arroz integral, avena, mijo, quinoa, trigo burgol, cebada, centeno.

7. Incluir legumbres y frutos secos. 

Tanto las legumbres como los frutos secos son alimentos protectores del sistema cardiovascular. Fuente de fibra, antioxidantes y minerales esenciales.

8. Limitar el consumo de bebidas alcohólicas.

Hay estudios que afirman que el consumo moderado de alcohol (una o dos copas de vino tinto al día) podría disminuir el riesgo de problemas cardiovasculares. No obstante, una investigación publicada por Vascular Health and Risk Management señala que su ingesta excesiva puede tener un efecto contrario.  Otorgan un elevado contenido de toxinas y ocasionan dificultades en el metabolismo, lo que hace que se vincule con efectos negativos para la salud cardíaca.  

Las personas pueden lograr efecto positivo sin la necesidad de incluirlas, a través de estos consejos que acabo de mencionar.

9. Realizar diariamente actividad física aeróbica: caminar, andar en bicicleta, etc.

Cuida tu corazón y vivirás con salud y más alegría.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shopping Cart
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola ¿En qué te puedo ayudar?