Consejos prácticos que te ayudarán a adelgazar

¿La balanza se detuvo? Es el momento en el cual examines qué es lo que estás comiendo. Si no estás con tratamiento nutricional, deberías buscar un profesional que te acompañe para que te ayude a conocer tu organismo, cómo funciona, cuáles son los cambios que debes realizar para que tu descenso de peso sea el adecuado a ti. Para adelgazar se debe aprender sobre nutrientes y saciedad y buscar el método adecuado, sin prisas y realizando educación alimentaria.

¿Cuáles son tus propósitos? ¿Bajar rápidamente de peso?

Existen varias formas de perder peso rápidamente. Te voy a explicar: ¿por qué no te conviene elegir los métodos mágicos? ¿Qué alimentos te conviene elegir?

Bajar rápidamente te dejará la sensación de hambre y eso no es lo que te conviene para que el resultado se extienda en el tiempo y que se creen buenos hábitos alimentarios. Será necesario que busques no sólo bajar de peso sino que preserves tu salud física y psíquica.

Lo que sucede con esos métodos rigurosos es que se pierda la fuerza de voluntad.

Por eso, la idea es de elegir un plan alimentario que te ayude a lograr saciedad, mejorar tu metabolismo y que te sientas conforme con los resultados.

¿Qué conviene incluir y qué conviene evitar?

1. Reducir la ingesta de azúcares y almidones (carbohidratos)

Si logras controlar la ingesta de estos alimentos, el hambre va a disminuir y lograrás ingerir lo que te convenga para poder adelgazar y preservar la energía y la salud.

¿Cuáles son los beneficios al ingerir menor cantidad de hidratos de carbono?

* En lugar de quemar carbohidratos para obtener energía, el cuerpo comenzará a alimentarse de la grasa almacenada.

* Se reduce los niveles de insulina, lo que hace que los riñones eliminen el exceso de sodio y agua de tu cuerpo. Esto reduce la hinchazón y el peso innecesario del agua.

Se hicieron estudios con dos grupos:

  1. Grupo Uno: Ingirieron baja cantidad de hidratos de carbono, ingirieron otras fuentes de proteínas y de grasas saludables y lograron saciedad.
  2. Grupo Dos: Ingirieron bajo contenido en grasas y tuvieron calorías restringidas y el resultado fue que tuvieron hambre.

Por eso, la idea que te propongo en este video es que comiences a reducir la cantidad de hidratos de carbono y comenzarás a consumir menor ingreso energético  automáticamente y no tendrás apetito y tu cuerpo comenzará a perder grasas.

La eliminación de azúcares y almidones (carbohidratos), fundamentalmente los provenientes de los alimentos industrializados de la alimentación, esto reducirá el apetito, los niveles de insulina y hará que pierdas peso sin pasar hambre.

 

2. Consuma proteínas, grasas y verduras

Cada una de las comidas debe incluir una fuente de proteínas, otra de grasas y vegetales bajos en carbohidratos.

Si organizas tus comidas de esta manera, harás que la ingesta de carbohidratos se sitúe automáticamente en el rango recomendado para estos casos, de 20 a 50 gramos por día.

Fuentes de proteína

  • Carne: Ternera, pollo, cerdo, cordero, etc.
  • Pescados y mariscos: Salmón, trucha, camarón, etc.
  • Huevos: Los huevos enteros con la yema son los más recomendados.

Es importante ingerir abundantes proteínas, sin embargo no se debe exagerar.

Se ha demostrado que esto aumenta el metabolismo de 80 a 100 calorías por día.

Las dietas ricas en proteínas también pueden reducir los antojos y los pensamientos obsesivos acerca de los alimentos en un 60%, reducir el deseo de comer bocadillos a media noche y conseguirá que se sienta tan lleno que automáticamente coma 441 calorías menos de forma diaria, solo agregando proteínas a su dieta.

Cuando se trata de perder peso, la proteína es la clave cuando nos referimos a los nutrientes.  

Verduras bajas en carbohidratos

  • Brócoli
  • Coliflor
  • Espinacas
  • Tomates
  • Col rizada
  • Coles de Bruselas
  • Repollo
  • Acelgas
  • Lechuga
  • Pepino

Una dieta basada principalmente en carne y verduras contiene toda la fibra, vitaminas y minerales necesarios para estar saludable.

Fuentes de grasa

  • Aceite de oliva
  • Aceite de coco
  • Aceite de palta

No comas por comer. Ingiere de 2 a 3 comidas al día. Si tienes hambre por la tarde, agrega una cuarta comida.

Las grasas no son el problema para bajar de peso. La tarea es de reducir la cantidad de hidratos de carbono.

Aportar en cada comida una fuente de proteína, una de grasa y vegetales bajos en carbohidratos. Te ayudará a reducir significativamente el apetito.

Fuente: Healthy Eating y Lic. Alicia Crocco

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shopping Cart
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola ¿En qué te puedo ayudar?